TTrumpistas irrumpen Capitolio contra ratificación de Biden; hay 4 muertos

Seguidores del presidente tomaron el Congreso de Estados Unidos en un intento de impedir la certificación de las elecciones

Al grito de “Trump ganó”, cientos de seguidores irrumpieron ayer en el Congreso de Estados Unidos (Capitolio) tras desbordar a la Policía y provocar caóticas escenas en Washington, con un saldo de 13 detenidos y cuatro personas fallecidas hasta el momento, entre ellas Ashli Babbitt, una veterana de la Fuerza Aérea.

“No cederemos nunca”, dijo el presidente Donald Trump a los miles de manifestantes congregados minutos antes afuera de la Casa Blanca para efectuar la marcha denominada “Salvar a Estados Unidos”. Luego, la concentración se dirigió al Congreso, reunido para certificar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales de noviembre pasado, un triunfo que no es aceptado por Trump.

En su discurso previo, el gobernante saliente arengó a sus seguidores a detener el “fraude electoral”. Una hora después comenzó el caos.

Las imágenes mostraron cómo los trumpistas se encararon con los agentes que conformaban la barrera policial de seguridad y fueron repelidos con gases lacrimógenos. Posteriormente, hubo cristales rotos, puertas quebradas y peleas en el interior del Congreso entre seguidores de Trump y los policías encargados de custodiar el Legislativo. La Policía ordenó la evacuación de todos los legisladores al verse superada por los manifestantes.

Por la noche, el Gobierno de la ciudad ordenó un toque de queda hasta el 21 de enero (un día después de que Biden rinda protesta).

Los acontecimientos provocaron reacciones a nivel internacional, que repudiaron el hecho. Otras voces pidieron aplicar la vigesimoquinta enmienda constitucional para destituir a Trump por provocar la manifestación. Hasta Facebook y Twitter bloquearon temporalmente las cuentas del presidente.

La sesión del Congreso reinició y se validó el triunfo de Biden en las elecciones.

La manifestación comenzó con un mitin afuera de la Casa Blanca. Trump pidió nunca rendirse. AFP

Caos en Washington

Partidarios del presidente Donald Trump irrumpieron ayer en el Congreso de Estados Unidos cuando se certificaba la victoria de Joe Biden, provocando el caos y acusaciones de un intento de “golpe” de Estado,  tras un llamado de último minuto del actual mandatario para revertir su derrota electoral.

Una turba enardecida ingresó al Capitolio y forzó la interrupción de los debates poco después de que el vicepresidente Mike Pence anunciara que no tenía autoridad constitucional para oponerse a la certificación del triunfo de Biden.

“Nos estamos apoderando de la Cámara”, dijo un manifestante anónimo. “Éste es nuestro Congreso”

El ingreso de los partidarios de Trump ocurrió luego de un mitin extraordinario del mandatario republicano en las afueras de la Casa Blanca, en el que arengó a sus seguidores a impedir la ratificación del triunfo de Biden. “Nunca nos rendiremos. Nunca concederemos” la victoria.

Los incidentes en el Capitolio, que fue puesto bajo confinamiento, ocurren cuando el Partido Demócrata se encamina a ganar dos escaños en el Senado tras una segunda vuelta en las elecciones del martes en Georgia, con lo cual Biden, que debe asumir la Presidencia el 20 de enero, tendría el control total del Congreso.

Legisladores dijeron que recibieron instrucciones de ponerse máscaras antigás y tumbarse en el suelo, mientras la Policía del Capitolio desenfundó sus armas para proteger a los congresistas.

Ante la violencia desatada, Trump, que antes había instigado a la protesta, pidió a sus seguidores “mantenerse pacíficos”.

Más de media hora después, cuando continuaban los disturbios, insistió en apaciguar los ánimos.

“Pido a todos en el Capitolio de Estados Unidos que permanezcan en paz”. Y añadió en un video de un minuto en Twitter: “Entiendo su dolor… tuvimos una elección que nos fue robada. Pero tienen que volver a casa ahora”.

Legisladores demócratas denunciaron un intento de “golpe” de Estado.

“Triste y peligrosamente, una parte del Partido Republicano cree que su supervivencia política depende del respaldo de un intento de golpe”, dijo el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer.

“Es un golpe en marcha”, tuiteó la congresista Val Demings.

“Esto es anarquía. Es un intento de golpe”, señaló su colega Seth Moulton.

“El presidente está incitando al terrorismo interno”, apuntó el legislador Mark Pocan.

“No reconozco a nuestro país”, dijo la congresista Elaine Luria.

El expresidente Barack Obama se sumó a las reacciones contra Trump: “La violencia en el Capitolio fue incitada por el presidente”.

Anoche, diversas fuentes oficiales confirmaron cuatro personas muertas tras las manifestaciones.

Los trumpistas se encararon con la barrera policial, pero no los frenaron. AFP

Histórica elección en Georgia

La sesión conjunta del Congreso se inició un día después de la segunda vuelta de la elección senatorial en Georgia, donde según las proyecciones, los candidatos demócratas desbancaron a los republicanos en el poder.

De confirmarse el triunfo demócrata, el Senado, actualmente controlado por los republicanos, quedaría dividido 50-50 y la vicepresidenta demócrata Kamala Harris tendría el voto del desempate.

“Después de los últimos cuatro años, después de las elecciones y después de los procedimientos de certificación electoral en el Capitolio, es hora de dar vuelta a la página”, dijo Biden en un comunicado más temprano. “Los estadounidenses están pidiendo acción y  desean unidad. Estoy más que nunca optimista de que lo lograremos”.

En Georgia se proyecta que el candidato demócrata Raphael Warnock, pastor de la iglesia de Atlanta, donde predicó Martin Luther King, derrotaría a la republicana Kelly Loeffler, una empresaria de 50 años designada al Senado en diciembre de 2019 para cubrir una vacante.

Al verse superada, la Policía ordenó la evacuación de todos los legisladores. AFP

Sin dudas

Aun con el control demócrata en la Cámara de Representantes, más de 140 congresistas y una docena de senadores republicanos se pusieron del lado de Trump para desafiar los resultados, aunque no se ha probado ninguna evidencia de fraude en los tribunales.

Antes de que los disturbios obligaran al receso en el Capitolio, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, durante cuatro años un acérrimo partidario de Trump, alertó de los peligros de negarse a certificar la victoria de Biden, señalando un riesgo “mortal” para la democracia.

“Si esta elección fuera anulada con base en simples acusaciones de los perdedores, nuestra democracia entraría en una espiral mortal”, dijo McConnell.

En los últimos días, miles de partidarios de Trump se habían estado congregando a  instancias suyas en Washington, donde la presencia policial era mayor y muchos negocios estaban tapiados por miedo a los enfrentamientos.

“No puedo decir que respeto nuestro proceso electoral”, dijo Gail Shaw, de 76 años, quien viajó desde Nueva Jersey. “Recuperaremos nuestra nación”.

La Policía del Capitolio desenfundó sus armas para proteger a los congresistas. AP

Un asalto sin precedentes: Biden

El presidente electo Joe Biden respondió que la democracia del país “está bajo un asalto sin precedentes”, una “insurrección” que “roza la sedición… y debe acabar ahora”, después de la irrupción en el Congreso de cientos de seguidores de Trump.

“Esto es algo que no se parece a nada que hayamos visto en los tiempos modernos. Un asalto al alcázar de la libertad: el propio Capitolio”, dijo Biden en una declaración a la prensa desde Wilmington.

Biden, que llegará al poder el 20 de enero, habló unas dos horas después de que los seguidores de Trump entraran a la fuerza en el Capitolio y causaran destrozos. “Seré muy claro: las escenas de caos en el Capitolio no reflejan a los Estados Unidos reales, no representan lo que somos. Lo que estamos viendo es un pequeño número de extremistas dedicados a la ilegalidad. Esto no es disenso, esto es desorden, es caos, roza la sedición… y debe acabar, ahora. Pido a esta turba que se retire y permita que siga adelante el trabajo de la democracia”.

Subrayó que “las palabras de un presidente importan”. Por eso instó a Trump a pedir a sus simpatizantes que pararan la “insurrección”.

“Pido al presidente Trump que salga ahora en la televisión nacional para cumplir con su juramento de defender la Constitución, y exija un fin a este asedio”.

Aseguró después a los periodistas que no estaba “preocupado” por su propia seguridad ni por cómo se desarrollará la investidura, “porque el pueblo estadounidense” frenará la insurrección y dirá “basta”.

“Estoy auténticamente sorprendido y entristecido de que nuestro país, que durante tanto tiempo ha sido el faro de la luz y la esperanza de la democracia, haya llegado a un momento tan oscuro. Pero prevaleceremos. El trabajo de este momento, y el de los próximos cuatro años, tiene que ser la restauración de la democracia”.

Un manifestante se sentó en la silla de la presidencia del Senado. EFE

Despliegan a la Guardia Nacional

Efectivos de la Guardia Nacional fueron movilizados en Washington. El despliegue de refuerzos fue anunciado por la Casa Blanca y el Pentágono,  y confirmado por Ralph Northam, gobernador demócrata de Virginia, Estado vecino de la capital federal.

También el vecino Maryland anunció el despliegue de efectivos de la Guardia y de policías. Un portavoz del Pentágono dijo que se llamaron a mil 100 efectivos de la Guardia para aplicar la ley.

En la historia reciente, nunca se había tomado el Congreso. AFP

Aplican toque de queda

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, ordenó ayer un toque de queda en toda la ciudad después de que partidarios de Donald Trump irrumpieran en el Capitolio en protesta por la derrota electoral del mandatario.

Dispuso un toque de queda desde las 18:00 horas, después de que miles de manifestantes llegaran al Congreso y forzaran a los legisladores a declarar un receso.

Bowser extendió la orden de emergencia pública y el toque de queda hasta el 21 de enero. Información de Informador

Deja una respuesta