FGR va contra Peña Nieto, Videgaray y ex funcionarios públicos; proceso de Lozoya será suspendido

La Fiscalía acusará a varios ex funcionarios públicos de tener probable responsabilidad en actos de corrupción y lavado de dinero durante el gobierno de Enrique Peña Nieto

La Fiscalía General de la República (FGR) acusará de al menos tres cargos de posible corrupción y lavado de dinero a varios exlegisladores y exfuncionarios federales que, según una denuncia del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, participaron en un esquema de sobornos con dinero proveniente de la constructora Odebrecht.

De acuerdo con autoridades de la FGR, los cargos que se presentarán ante jueces federales del Reclusorio Norte para vincular a proceso a los implicados son operaciones con recursos de procedencia ilícita, asociación delictuosa y cohecho, delitos que alcanzan penas máximas de 10 a 15 años de prisión.

De acuerdo con el Consejo de la Judicatura, la suspensión de plazos y términos procesales comenzó a partir de diciembre del año pasado y estará vigente hasta el próximo domingo 25 de enero, pero con la posibilidad de que se vuelvan a ampliar en caso de que se mantenga el grado más alto de alerta epidemiológica por el número de contagios, hospitalizaciones y decesos en la capital del país.

De acuerdo con lo declarado por Lozoya Austin, los personajes señalados conspiraron para manejar recursos de origen ilícito con la finalidad de alcanzar objetivos políticos donde sobresale la aprobación de las reformas estructurales llamadas “pacto por México”.

Las imputaciones de Emilio Lozoya por presuntos actos de corrupción incluyen a los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto; al exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso; a los excandidatos presidenciales del PAN y el PRI en 2018, Ricardo Anaya Cortés y José Antonio Meade Kuribreña; a sus sucesores en la Dirección General de Pemex, José Antonio González Anaya y Carlos Treviño Medina, y a los exsenadores del PAN, Ernesto Cordero Arroyo, Francisco Domínguez Servién, Salvador Vega Casillas, José Luis Lavalle Maury y Francisco García Cabeza de Vaca, entre otros.

Según Lozoya, el gobierno de Peña Nieto entregó alrededor de 80 millones de pesos en presuntos sobornos a los implicados para aprobar la reforma energética del gobierno anterior.

Esto quiere decir que la presunta red de sobornos efectuados entre diciembre del 2013 a abril del 2014 debe de ser comprobada y lograr la inculpación de todos los implicados: Enrique Peña Nieto, ex presidente de México; Luis Videgaray, ex secretario federal; David Penchyna, ex senador del PRI; Lavalle Maury, ex legislador del PAN; Ernesto Cordero, ex presidente del blanquiazul y quien además se perfila como candidato a la gubernatura de Chihuahua por ese mismo partido; Francisco Javier Cabeza de Vaca, actual gobernador de Tamaulipas también por el PAN; Francisco Domínguez Servién, gobernador de Querétaro del PAN; y Salvador Vega Casillas, otro panista.

En cuanto al criterio de oportunidad, el abogado y activista Paulo Díez Gargari aseguró que Emilio Lozoya no alcanza este recurso en el caso de Etileno XXI, pues una denuncia presentada en 2018 es más amplia, precisa y mejor documentada que lo testificado por el itamita. Con información de Animal Político e Infobae

Deja una respuesta