Certidumbre en educación para nuestros jóvenes

No cabe duda que la vida siempre te sorprende, había preparado un tema distinto para ustedes, mis estimados lectores, pero el día de hoy conocí a un par de jóvenes sumamente inteligentes, con ganas de estudiar una carrera profesional, pero que como muchos otros, enfrentan situaciones económicas que les impiden continuar sus estudios, en este caso de Medicina y Químico Farmacobiólogo. Las prioridades para ellos cambiaron y ahora son trabajar para cubrir sus necesidades más básicas.

Jóvenes con hambre de salir adelante, con deseos de superarse, con enormes ganas de cumplir sus sueños y con pocas oportunidades para hacerlo en tiempo y forma. Y así como estos dos jóvenes, son miles los que necesitan apoyo y a quienes debido a la pandemia se les recrudeció el problema y tuvieron que cerrar la puerta a la ilusión de poder superarse.

Es triste observar que el promedio de escolaridad en nuestro país equivale a poco más de secundaria concluida. ¿Las razones?… son muchas y variadas, sin embargo, al estar conscientes de que la educación es la herramienta más poderosa para cambiar las condiciones de vida, estamos obligados a exigir a nuestros gobiernos reforzar el sistema educativo y buscar estrategias que le permitan a los jóvenes no truncar sus sueños, sino por el contrario, brindarles la oportunidad de poseer estabilidad, seguridad y confianza para formarse y capacitarse para, en algún momento, poder aportar positivamente al desarrollo de nuestra sociedad.

Deja una respuesta