La FGR niega «venganza» en acusación contra gobernador Cabeza de Vaca

Alejandro Gertz Manero asegura que «no podrá darse ningún caso de que esto sea una venganza (…) porque prácticamente el juicio» será público ante el Congreso

El fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, negó que la acusación por corrupción contra el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, sea una «venganza» de carácter político y garantizó «transparencia» durante todo el proceso.

«No va a haber ninguna falta de transparencia, no podrá darse ningún caso de que esto sea una venganza de tipo político porque prácticamente el juicio va a ser público ante el Congreso», expresó el fiscal, quien estuvo presente en la mañanera de AMLO.

La Fiscalía General de la República (FGR) envió el martes una petición a la Cámara de Diputados para que levanten la inmunidad del gobernador panista de Tamaulipas, para poder enjuiciarlo por delincuencia organizada, operación con recursos de procedencia ilícita y fraude fiscal equiparado.

Tras conocerse la noticia, Cabeza de Vaca denunció en Twitter que «se orquesta una embestida política» en su contra, y acusó «el uso faccioso de la justicia» por parte del Gobierno federal de López Obrador.

El fiscal general respondió este miércoles que el procedimiento contra el gobernador tendrá «claridad» porque se presentará ante el Congreso «todas las pruebas» en su contra para que los diputados decidan si levantan su fuero y permiten que sea enjuiciado.

«Nos estamos sometiendo a todos los diputados de todos los partidos para que analicen ese caso y lo puedan tratar con toda transparencia porque si no, no va a haber claridad. Así que pueden estar tranquilos», defendió Gertz Manero.

Por su parte, el Presidente López Obrador pidió este miércoles que, si hay denuncias por corrupción, «no se tape nada sea quien sea».

«Nosotros no perseguimos a nadie, pero también recuerdo que no somos tapadera de nadie»

La Cámara de Diputados deberá ratificar la solicitud de desafuero este jueves 25 de enero.

De acuerdo a lo reportado por la prensa local, en meses pasados se presentó una denuncia contra Cabeza de Vaca por enriquecimiento ilícito por un valor de 46 millones de dólares.

A raíz de esa denuncia, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México, habría acreditado triangulaciones financieras mediante una empresa fantasma que reportaron al gobernador ingresos por unos dos millones de dólares.

El gobernador, cuyo periodo al frente de Tamaulipas termina en 2022, es uno de los señalados por el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) acusado de corrupción, Emilio Lozoya, como uno de los políticos que habrían recibido sobornos para la aprobación de la reforma energética en 2013. Información de Informador

Deja una respuesta