Colectivo “Aquí No”,  a base de mentiras nos vino a atemorizar: joven Indígena

Edith Álvarez indicó confían en este proyecto porque su tío Agustín Álvarez López (QEPD),  viajó hasta Trinidad y Tobago para constatar la seguridad que ofrece a la población la instalación de esta industria

 

Los Mochis, Sinaloa.-Desde hace tres años que se dio a conocer el proyecto de construcción de la planta de fertilizantes en Topolobampo, nació la incertidumbre entre la población del Campo Pesquero Lázaro Cárdenas, que desconocían a fondo la idea de la instalación de esta industria.

Edith Álvarez, integrante de la comunidad indígena, reveló que esas dudas se afianzaban con la información que el colectivo “Aquí No”, llevaba a las familias de la comunidad, sembrando el miedo, terror y confusión.

“nos dijeron que la planta iba a explotar, que iba a ser una ruina total para la bahía, que iba a haber mucho derrame, que se iban a morir las especies y pues que nosotros nos íbamos a morir de cáncer, que podíamos morirnos todos y nos asustamos, les creímos por que como son gente letrada y nosotros no sabíamos bien lo que era esa planta”, reconoció.

Sin embargo, relató que su tío Agustín Álvarez López (QEPD), en ese entonces comisariado ejidal, puso atención al proyecto de la empresa Gas y Petroquímica de Occidente y quiso conocer a fondo lo que generaba su expectativa personal, mejores condiciones de vida para la comunidad indígena en general.

Edith, comentó que era tanto el interés de su tío que accedió a viajar hasta Trinidad y Tobago junto con un grupo de profesionistas, indígenas y autoridades municipales para conocer y constatar que se trataba de un proyecto seguro para la bahía y sus habitantes, sobre todo los de los pueblos indígenas.

“ mi tío conoció la planta, mi tío se dio cuenta como era el proceso, le explicaron todo, parte por parte, mi tío preguntó por la economía, y se dio cuenta que la economía está mucho mejor que aquí. Entonces mi tío llegando aquí él nos dijo de todos los beneficios que la planta ofrecía en Trinidad y Tobago tanto para los estudiantes para toda la gente y nosotros quedamos convencidos de que era un buen proyecto por mi tío, porque creímos en la palabra de mi tío”, asentó.

Desde ese momento, señaló Edith, su familia se ha dedicado a socializar los beneficios de la planta de fertilizantes con el resto de la población del Campo Pesquero, explicando la experiencia adquirida por don Agustín en ese viaje, respondiendo a las dudas y alentando a confiar que se trata de un proyecto que beneficiará a toda la comunidad.

Y para muestra, dijo Edith Álvarez, Gas y Petroquímica de Occidente, a pesar que la planta no está en operaciones, atiende las necesidades de las comunidades indígenas, con apoyos a la salud, educación e infraestructura en algunos casos.

Pidió a sus hermanos indígenas escuchar con atención de lo que se trata este proyecto, para que puedan conocer que es una industria de nivel mundial que ofrecerá a las comunidades desarrollo y a sus habitantes empleos y mejores condiciones de vida.

Deja una respuesta