América borra a Chivas y golea en el Clásico

América se olvidó de la camaradería de la semana previa y se quedó con el Clásico al propinarle una dolorosa derrota 4-2 al Rebaño

En la semana previa, el Deportivo Guadalajara se empeñó en abrirle las puertas de su casa a su acérrimo rival y establecer un lazo que en una rivalidad de este nivel sería imperdonable forjar.

América le agradeció el gesto al Rebaño de la peor manera posible: con una goleada 4-2 en la cancha del estadio Akron, en una edición más del Clásico Nacional.

La noche en el recinto del Bajío en Zapopan pintaba para ser histórica, luego de que la visita se fuera arriba 3-0 en los primeros 45 minutos.

El tiro de gracia y la devolución de las cortesías las puso Henry Martín.

El delantero, que en la previa consideraría como un desliz en su carrera el venir a Chivas, marcó el cuarto gol de la noche y festejó lanzándose al fondo de la portería y simulando orinarse en la portería rojiblanca, una afrenta que en ediciones futuras de este juego el Guadalajara tendría que guardar en la memoria para olvidarse de volver a estrechar lazos con su odiado rival deportivo.

Con el descalabro de anoche, Chivas sale de zona de clasificación directa a la liguilla, al caer al quinto puesto de la tabla general, donde tiene 21 puntos, mismos que Tigres, pero peor diferencia de goles.

El América, por su parte, escala hasta la segunda posición general con 23 puntos, lejos de los 31 de Monterrey, pero con la motivación a tope por haber derrotado categóricamente al odiado rival.

La zaga rojiblanca se perdió por completo en el primer tiempo y aceptó tres goles. IMAGO7/E. Espinosa

Goleada sin tregua

¿Dónde quedó la amistad? ¿A dónde se fue la camaradería? Durante la semana Chivas se empeñó en convivir con el América de una manera jamás antes vista, y anoche para su mala fortuna, el conjunto azulcrema “traicionó”  esa amistad naciente al exhibir al Rebaño en el Clásico Nacional por 4-2.

Previo al partido el conjunto rojiblanco vistió el estadio Akron con sus colores, pero también guardó un lugar para que su recinto sagrado luciera el escudo de su acérrimo rival deportivo.

Con todo esto tal parece que los jugadores rojiblancos saltaron a la cancha sin saber que se trataba del partido más importante del semestre, ya que en los primeros minutos las Águilas se adueñaron del partido al grado de que antes del 20’ ya habían marcado un gol y pegado una pelota en el poste.

Chivas comenzó a jugar mejor y se adueñó de la pelota por un momento, pero esto de poco sirvió debido a que el cuadro de Coapa se fue al descanso ganando por un contundente 3-0.

Jonathan Rodríguez en dos ocasiones y Leonardo Suárez en otra más fueron los verdugos del Rebaño en la primera mitad, y una vez jugándose la parte complementaria la tónica del encuentro no cambió demasiado.

Esto se debe a que Henry Martín anotó al 53’ para ponerle sentencia al encuentro, y no contento con hundir al Rebaño, después estuvo dispuesto a ganarse la tarjeta amarilla con tal de festejar de nueva cuenta al estilo de Cuauhtémoc Blanco.

El delantero yucateco y líder de la tabla de goleo del Clausura 2023, se hincó bajo el travesaño, levantó la pierna y simuló ser un perro orinando la portería de unas Chivas que ya estaban sentenciadas en el partido.

De hecho, si el Rebaño encontró el descuento fue al 62’ gracias a un autogol de Emilio Lara, gesto que quizá venga a pagar un poco de la amistad que el Rebaño trató de forzar durante los días previos al partido.

Con ese tanto para los tapatíos el marcador parecía un poco más decoroso, y con ese envión anímico el Rebaño aún tuvo piernas para conseguir un gol más al 72’ gracias a un cabezazo de Sergio Flores dentro del área.

El resultado por sí solo fue catastrófico, pero como agravante ahora Chivas tampoco podrá contar con Víctor Guzmán para el Clásico Tapatío gracias a que el “Pocho” fue expulsado al final del encuentro por reclamos al árbitro.

Durante la semana Alexis Vega dejó abierta la posibilidad de algún día jugar para el América y Rubén González reconoció que lo que hace diferente a ambos clubes es que las Águilas tienen un trofeo más de liga.

Aquello sólo parecían declaraciones desafortunadas para el Rebaño, pero tal parece que eran un anuncio de la tibieza que tendría Chivas en el partido en el que se jugaban el orgullo, y como extra, una mejor posición en la tabla general.

Henry Martín coronó el triunfo azulcrema simulando orinarse sobre la línea de meta de la portería rojiblanca. Fue amonestado por ello. IMAGO7/E. Espinosa

Henry Martín justifica sus polémicos festejos de gol

La gran figura del América tiene nombre y apellido: Henry Martín, y en el Clásico Nacional frente a Chivas, “La bomba” yucateca se hizo notar más por su festejo que por su gol.

El atacante azulcrema se lanzó contra la red de la portería de Chivas y posteriormente imitó el movimiento que un perro hace al orinarse, haciendo referencia a un festejo que en diversas ocasiones hizo Cuauhtémoc Blanco con la playera de las Águilas.

Esto desató la furia de muchos aficionados rojiblancos, que se sintieron ofendidos por la acción de Martín, quien ya con la temperatura del momento a la baja, fue consciente de sus acciones y justificó sus festejos.

“En cada Clásico saco un festejo de Cuauhtémoc (Blanco) y realmente es sobre eso. Nunca mi intención fue ofender a la afición; sé lo que significa hacer eso, pero no era mi intención ofenderlos”, comentó el delantero yucateco.

“Mi primer festejo es aventarme a la portería, mi intención era emular a Cuauhtémoc, es mi ídolo de la infancia y anteriormente había sacado festejos de él. En el segundo (imitar que se orina sobre la línea), me dejo llevar un poquito por el momento, por la euforia, porque íbamos 4-0. No dimensioné lo que está pasando, pero ni modo”, concluyó Martín. Información de Informador